Aniversarios (II): Renault 5

40 Aniversario del R-5

Aunque el 40 aniversario del Renault 5 se celebró el pasado 2012, éste es un artículo que quería escribir pero se quedó en el tintero, y aprovechando que en éste 2013 se celebran unas cuantas efemérides importantes del motor, aprovecho el hueco.

La historia del Renault 5, R-5 para los amigos, es la historia de un vencedor nato. Un coche que llegó casi en el momento justo, poco antes de la crisis del petróleo de 1973, en el momento en que la gente dejaría de tener interés por los motores y los coches grandes. Un coche urbanita, con estilo y con un bajo consumo era perfecto para los nuevos tiempos que se avecinaban, y el pequeño R-5 supo aprovechar esta situación. Se convirtió en un modelo con bastante diseño para la época en coches de su segmento, que empezaba su oferta con un modesto motor de casi 800 cc, con el tiempo diversificó la oferta, para abarcar segmentos de mercado mucho más deportivos.

Cabe recordar que bien pronto aparecieron aquellas memorables versiones TS, TX, Alpine…, y naturalmente los Copa Turbo, de carácter marcadamente deportivo y con los que algunos pilotos de los ’80 se iniciaron en competición en las Copas Renault de circuitos y también en rallyes. Pero la incansable génesis del pequeño francés no acabó ahí, y para estrenar década aparecía una de las imágenes icónicas del automovilismo deportivo de los ’80. Llegaba el conocido como Renault 5 Turbo, popularmente llamado “culo gordo“, debida al necesario ensanchamiento de su parte trasera, que pasaba a albergar el 4 cilindros Turbo, los radiadores laterales de refrigeración y la tracción trasera. Una transformación que caló hondo en la competencia, y con la llegada de los archiconocidos Grupo B, fue imitada por otro francés mítico, del que hablo en éste artículo, el Peugeot 205; pero ese estilo llegó a saltar el Canal de la Mancha para instalarse en el pequeño británico MG Metro de Gr. B, coches que debido al fin inesperado de la categoría se tuvieron que reinventar para sobrevivir durante un tiempo.

Por suerte para nosotros, los verdaderos aficionados, quedan las imágenes del genial Jean Ragnotti a los mandos del R-5 en rallyes a lo largo del continuo espacio-tiempo, desde un Montecarlo a un Tour de Corse, o incluso hoy día en espectáculos, cruzando el coche y echando llamaradas con el turbo…

Pero volvamos a la realidad. Seguro que más de uno de vosotros ha tenido un R-5 en casa; bien de propiedad, o de vuestro padre, abuelo, tío o quién fuera, lo habréis vivido más o menos de cerca y sabréis perfectamente que era un coche robusto, fiable, y evidentemente simpático.

Un coche que sobrevive hoy, 40 años después, en la memoria de muchos de nosotros, y que así seguirá siendo.

¡Larga vida al R-5!
Y para finalizar el reportaje gráfico, os dejo unas imágenes del que sería su sustituto natural del s. XXI, el Clio V6 y el Clio RS Sport.

Os dejo, también, un interesantísimo vídeo de la historia del R-5, desde sus inicios como idea, hasta las versiones modernas del Clio, para entender cómo se gestó y evolucionó ese genial utilitario francés: http://youtu.be/cmrtQDFCgXY
Novedades del blog CastellV8
Apúntate gratis a la Newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *