Potencia salvaje

Potencia bestial, evolución salvaje

Hace ya tiempo que le doy vueltas al asunto de la potencia bestial de algunos coches, y cada día parece que el asunto va a más. Estaba mirando la portada del último número de mi revista preferida, y con los dos “bicharracos” protagonistas de ella suman muchísimos caballos. Uno de ellos es la última joya de Maranello, el 458 Italia, con una trasera similar a la del mítico F40 con esos tres tubos de escape asomando por el centro, y es precisamente con ese detalle que empiezo a buscarle curiosidades hasta dar con un dato contundente: el F40 si bien es cierto que ya tiene 22 añitos, con un V8 y doble turbo daba la friolera de 478 CV de serie, resultando ser uno de los de mayor potencia en las listas de entonces (1987), y el actual 458 apunta con 100 CV extras con otro V8 pero sin la ayuda de los turbos. Nada mal sin duda, pero es que el compañero de portada también se las trae, el nuevo SLS de Mercedes, que eso sí, con mucho más cubicaje da 571 CV. El problema viene cuando abres la revista y ves a otro de los grandes asomando la cabeza, como es el 911 Turbo, mito dónde los haya, que viniendo desde Stuttgart, en su primera versión daba 260 CV y en la última evolución pasados 34 años ya entrega 500 CV con “tan solo” 6 cilindros pero eso sí, añadiendo un segundo turbo.

Viendo esas cifras uno se pregunta cuál puede ser el límite de la tecnología para la entrega de potencia bestial, porque esos datos sólo afectan a los súper-deportivos, pero si nos fijamos en los “peques” nos vamos a dar de ostias contra el canto de la puerta. Si nos fijamos en el Clio Williams del ’92 ya nos parecían muchos aquellos 150 CV, ahora el Clio llega hasta los 200 CV, o los actuales Focus RS con 300 CV.

Ahí está el quid de la cuestión a eso de darle vueltas al asunto. Y es que realmente es necesaria tanta potencia? Si, ya lo se, la tecnología evoluciona y ha hecho a los automóviles mucho más eficientes mecánicamente, aunque también pesan más por el mayor equipamiento que incorporan ya desde los benjamines, bien por puro confort como por auténtica seguridad, pero la pregunta sigue siendo la misma. Estamos en una especie de circulo vicioso, porque es cierto que nadie se imagina a Ferrari anunciando su nueva “bestia” con tan solo, pongamos, 350 CV, porque cualquiera se deja cerca de 200 de ellos en el establo, pero seguramente reduciendo poco a poco las pretensiones de todos los fabricantes, se podrán hacer autos menos grandes y con un equipamiento no tan sobrado, un poco más austeros y quizás con menos botones (eso es otro de mis pequeños debates, ya hablaremos), y podríamos dejar esas grandes caballerías para máquinas más tipo pura sangre para series especiales. No olvidemos que Audi últimamente también va muy sobrada de ganadería, y “sólo” son familiares.

Por cierto, para romper con la lógica de este artículo, tenemos a esos monstruos americanos de finales 60 y primera mitad de los 70 (léase Stingray, Charger y preparaciones tipo MOPAR), que ya daban cantidades próximas a los 500 CV con carburadores y sin turbos, y perdieron la caballería de golpe al finalizar los 70. Aquello eran auténticos Muscle Cars.
Os dejo con vuestras reflexiones y con alguna foto de esos monstruos del ayer y hoy.
Venga, hasta pronto!
Novedades del blog CastellV8
Apúntate gratis a la Newsletter

One Reply to “Potencia salvaje”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *